lunes, 28 de abril de 2014

Derviche giróvago de fieltro

Este muñeco representa un derviche giróvago y está realizado en fieltro, grueso, que permite que se tenga en pie.

 

 




Lo compré en mi reciente estancia en Estambul, en la que asistí a una ceremonia de derviches giróvagos, cuyas danzas son hipnotizantes y conmueven.

El muñeco reproduce muy bien el movimiento circular sobre sí mismo, que hacen los derviches, el gesto del ensimismamiento, con una mano que recibe del cielo y la otra que entrega a la tierra.

Está comprado en un antiguo bazar o mercado que hay anexo a Santa Sofía, que es más tranquilo y selecto que el Gran Bazar.
Mercado junto a Santa Sofía

Tienda de alfombras, kilims y cojines
Asistí a una ceremonia sufí  de la rama Mevlevi, que, para ellos, es un viaje espiritual. En la cabecera de la sala hay una piel de cordero, de color rojo, que simboliza la existencia, sobre la que se coloca el maestro espiritual o sheikh. 

Los derviches o semazenes se quitan sus capas, presentan sus repetos al sheikh (de donde procede la palabra "jeque") y empiezan a girar. El semazen (derviche que gira) lleva una ropa que significa la muerte del ego; el sikke es un tocado de color tierra que simboliza la lápida del ego; la capa negra representa la tumba; el vestido blanco simboliza el sudario del difundo.

Derviches giróvagos que representan a las estrellas, junto al que simboliza la luna
Los derviches entran en el círculo y sus brazos están cruzados sobre sus pechos, significando la unidad de Dios.
Danzan tres veces: el primer ciclo significa la creación del sol, la luna y las estrellas, el segundo la creación del mundo vegetal y el tercero del reino animal; la danza está acompañada por el sonido de la batería o bendir y la flauta o ney.
La mano derecha está abierta en dirección al cielo, que simboliza los bienes que reciben de Dios, y la izquierda hacia abajo, hacia la tierra, simbolizando que no se quedan nada para ellos.

En mi estancia en Estambul, he tenido ocasión de probar las delicias turcas, que realmente lo son, aunque, por su aspecto, parecen empachosas. Y  me encanta especialmente el té de manzana, que se sirve en el plato de cerámica y el vasito de cristal que veis en la foto, sobre un kilim que compré en el bazar egipcio.
Té de manzana, turco, sobre kilim

Las calles de Estambul son ruidosas y pobladísimas; hay cientos de mezquitas, a cual más encantadora. En todos estos enlaces os muestro imágenes que he realizado la semana pasada en  la antigua Constantinopla.
Hasta en la aventura de Corto Maltés, "La casa dorada de Samarkanda",de Hugo Pratt aparecen los derviches giróvagos.


Os dejo un enlace con la canción de Franco Battiato, Voglio vederti danzare, que hace alusión a esta danza repetitiva.

Bandera de Turquía

miércoles, 23 de abril de 2014

PUNTO DE CRUZ PARA EL CUARTO DE BAÑO

Fijaos qué preciosidad de anaquel con frascos de colonia y cepillo, sobre un pañito. Los tiene mi madre en el baño; no perfuman, pero, a cambio, no se gastan nunca.
Motivos de frasco de colonia, cepillo y perfumador en punto de cruz, con borla en relieve

Está elaborado en punto de cruz por nuestra amiga Mari Carmen, quien se lo regaló, hace unos diez años.

Rincón de cuarto de baño, con plantas y cuadro de punto de cruz

Está montado en un cuadro con un passepartout de color verde, en gama con los colores de los frascos y la borla. Como veis, a mi madre no sólo se le dan bien las labores, sino también las plantas.


Cuadro de punto de cruz de 2003, aproximadamente.

El esquema venía en un kit, con la tela, y los hilos de color, necesarios.



Si queréis hacer algo parecido, en Internet hay muchos esquemas de colonias y jabones en punto de cruz, para baños.  

miércoles, 16 de abril de 2014

MUÑECO FANTASMA DE FIELTRO

Ésta es una de las labores de mi madre que más me gusta, un fantasmita de fieltro. ¡Es de hace medio siglo!, ¡se dice pronto! No tiene ninguna función específica, salvo la ornamental y se conserva magníficamente.
Fantasma en fieltro, de1960, aproximadamente

Está confeccionada con piezas de fieltro de color blanco, para el traje, negro para cara y manos, y unas pequeñas piezas redondas blancas para los ojos y roja para la boca, que van pegadas, junto con un poco de algodón, para el flequillo.
 
El traje está rematado con pequeñas puntadas de hilo blanco.

Muñeco de fieltro con forma de fantasma, de mediados del siglo XX
En internet hay muchos modelos de fantasmas en fieltro, pero éste me gusta por lo simple, esquemático, y sesentero.

sábado, 12 de abril de 2014

COLCHA DE GANCHILLO EN TIRAS

Esta colcha la hizo mi hermana Victoria, que de todas las hijas, es la que ha heredado la destreza y habilidad de mi madre para el ganchillo y la costura.

Colcha de ganchillo, a punto de red, en tiras, de 1999, aproximadamente

Está hecha a punto de red; si os gusta el dibujo, que para mi gusto es elegante y fino, podéis sacar el esquema del arabesco, o copiarlo directamente de las fotos. 

Particular con la unión de las dos tiras

Está hecha a ganchillo, con hilo blanco de algodón, en grandes tiras .
Dos grandes tiras a punto de red

La hizo en torno al año 2000; se ve que entonces las camas eran más pequeñas, el caso es que para las camas actuales queda un poco pequeña.
Arabesco y motivos geométricos, jugando con cuadrito lleno y vacío del punto de red
Esta es la entrada número 101 y lo celebro con uno de los hit del blog, el ganchillo o crochet.

Arabesco en punto de red
La mayor dificultad radica en unir las largas tiras, que tienen que tener la misma longitud que otra colcha que tengáis; no queda bonito que sea raquítica, así es que mejor que casi roce en el suelo.

Puntilla de remate de la colcha

La otra dificultad es el remate. En estas fotos podéis ver la orilla y cómo queda rematada la esquina.
Esquina de la colcha



(que lleva ya nueve mil visitas entre sus tres ediciones),


http://sorryperoaguanta.blogspot.co.uk/


 



“Dirigir un instituto es una profesión de riesgo”




Península, Colección Atalaya, 15’90 €

Fecha de publicación: 08/09/2015

domingo, 6 de abril de 2014

PUNTO DE CRUZ PARA LA COCINA


Frutas y verduras, ¡cinco al día! Son buenas y bonitas al natural e incluso en punto de cruz.

Zanahoria, manzana y sandía en punto de cruz







Las flores son un motivo frecuente en el punto de cruz, pero no así las verduras y las frutas,

Sandía, mandarina y remolacha en punto de cruz
Mi madre bordó estas remolachas, sandías, mandarinas, zanahorias, cerezas, nabos, como un pasatiempo, una obra menor (no es una manta o una colcha que se tarda mucho de hacer), pero es muy resultona y rápida.


Perolas, molinillo de café, tazas, teteras... en punto de cruz
También los utensilios de cocina son bonitos en punto de cruz: tazas, cazuelas y molinillo de café, que mi madre todavía conserva y que yo recuerdo haber utilizado de pequeña para moler los granos de café, que caían hechos polvo en un cajoncito. Ved la foto.


Molinillo de café, de madera, de los años 50
Molinillo de café en punto de cruz


Estas tiras de tela de panamá blanco, de algodón, están hechas para adornar vasares, que son estantes horizontales que sobresalen de un mueble o una pared y sirven para colocar objetos, especialmente vasos y platos. Mi madre los tiene en un mueble de la cocina que tiene la puerta de cristal y, así, se lucen.


Taza, perolas, aceitera...        
Si os gustan estos motivos, podéis copiarlos de las fotos, si no, en la red encontraréis decenas y decenas.

Frutas, verduras y utensilios de cocina en punto de cruz